domingo, 20 de marzo de 2016

¿Quién es la Carrió?




DNI 13.592.032, fundadora del ARI, nació en Resistencia el 26/1/57; casada y divorciada (dos veces), abogada (UNNE). Menciona a Raúl Alfonsín y a Alfredo Bravo como sus "maestros y ejemplos a seguir". FUNCIONARIA DEL GOBIERNO MILITAR: el 7/2/78 el interventor del Chaco, General de Brigada Antonio Serrano, por decreto provincial 72, la nombró asesora de la Fiscalía de Estado a los 21 años.
Por más que Lilita se esfuerce en demostrar linaje y blasones de pago chico, lo cierto es que su familia se enriqueció notoriamente tras el golpe de 1976. El padre de esta “niña bien” hereda junto a su hermano (tío de la entonces bella Lilita), una estación de servicio del montón, ubicada en un pueblito llamado Quitilipi. Concretamente, la plata de esa época viene porque la sociedad de los hermanos Carrió era la principal proveedora de combustibles del distrito que comandaba Ormaechea.
Esto NO aparece en su currículum. Sí menciona que fue Secretaria de la Procuración del Superior Tribunal de Justicia de esa provincia, con nivel y jerarquía de Juez de Cámara. Pero no dice que ese cargo lo obtuvo el 21/8/80, por resolución 522 del Superior Tribunal de Justicia, ni que fue premiada el 25/10/82 con un rápido ascenso, pese a la objeción de varios jueces por no haber respetado la carrera judicial en dicha promoción.
El mentor para que fuera silenciosa Fiscal de la Justicia Militar, fue el Teniente Coronel Ormaechea, entonces Jefe del Regimiento Chaco, y tío de la “Jefa espiritual de la República“.
Su madre, María Elisa Rodríguez de Carrió, fue subsecretaria de Educación del Chaco desde el 7/12/78; ya en democracia ocupó otros cargos provinciales y fue, hasta hace poco Secretaria de Desarrollo Social nombrada por Ángel Rozas.
Los hechos de Margarita Belén se produjeron en diciembre de 1978, año del nombramiento de las Carrió. Desde la Fiscalía, “Lilita” podría haber investigado lo sucedido. Pero sólo recordó el evento mucho después.
Puso de ejemplo de modelo a seguir por los capitalistas argentinos a Gregorio Pérez Companc. Pero el “informe Carrió” dice: “El grupo oligárquico Pérez Companc fue uno de los principales beneficiarios de la actividad especulativa que endeudó al país en varios millones de dólares…” (¿En qué quedamos? ¿”Goyo” es un mafioso o no?).
El mismo informe acusa a las compañías telefónicas, cuando en 1990, la abogada Carrió fue apoderada de Telecom en Corrientes y Chaco, con un poder amplio para negociar operaciones hasta por diez millones de dólares!  ¿Más “errores”, esta vez “de adulta”?..
En Agosto 2001 se negó a bajar los sueldos de los diputados, alegando que “la iniciativa se enmarca en la hipocresía de quienes se enriquecen infinitamente. y quieren bajar los sueldos de los diputados honestos”.
Ella gana $6.686.27, más $2.800 que cobra EN EFECTIVO por los pasajes que le corresponden para viajar al Chaco y NO USA, ya que vive en Buenos Aires, en un piso en Santa Fe y Paraná. Rechazó la reforma al Código Procesal Penal, para que la Policía pueda actuar mejor contra la delincuencia. Declaró no perseguir objetivos personales, pero fue la primera en anotarse como candidata para las próximas elecciones presidenciales.
Anexo “Lilita” Carrió y su complicidad con los militares: Masacre de Margarita Belén: http://www.contrainfo.com/19398/quien-es-la-carrio/
Los hechos de Margarita Belén se produjeron en diciembre de 1978, año del nombramiento de las Carrió. Desde la Fiscalía, “Lilita” podría haber investigado lo sucedido. Pero sólo recordó el evento mucho después. Se conoce como Masacre de Margarita Belén a la tortura y ejecución de 22 militantes, ultimados en un operativo conjunto del Ejército Argentino y la Policía del Chaco durante la noche del 12 al 13 de diciembre de 1976, en un lugar cercano a la localidad de Margarita Belén, provincia del Chaco. El ametrallamiento se disfrazó, como era común en la práctica de la época, de un tiroteo fortuito acaecido durante un intento de huida de los prisioneros. El caso fue uno de los más de setecientos tomados en cuenta en el Juicio a las Juntas, en 1985, y por eso se condenó a los miembros de la Junta Militar que encabezaba el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, Jorge Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti. Más tarde, en 1990, serían indultados por el entonces presidente Carlos Saúl Menem, aunque los indultos eventualmente fueron revocados por una corte federal el 24 de agosto de 2007. No obstante, el teniente general Ricardo Brinzoni, en declaraciones que hizo en 2001, admitió que el episodio de Margarita Belén “fue una operación militar para eliminar delincuentes terroristas” y que se trató de “un fusilamiento encubierto de detenidos”. Una de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén, Néstor Carlos Salas, es indicado como uno de los comandantes de los Montoneros que participó en los operativos guerrilleros. Algunos habían participado del asalto al cuartel de Formosa; otros estaban imputados por el asesinato del general Cáceres Monié y salvo una de las victimas de 41 años, todos tenían menos de treinta años. Se ha supuesto que las medidas, ordenadas por el coronel Cristino Nicolaides, a la sazón jefe de la Séptima Brigada de Infantería, se tomaron como represalia del ataque efectuado el 5 de octubre de 1975 por la organización político-militar Montoneros contra la sede del Regimiento 29 de Formosa. Un monumento sobre la Ruta Nacional 11, en el sitio donde se produjeron los hechos, recuerda a los caídos en este trágico suceso.
En otras palabras: Ella y su madre fueron funcionarias del estado provincial chaqueño durante la última dictadura militar. Lilita Carrió se mostraría arrepentida años después y diría que su trabajo era lo único que le garantizaba la vida aparte de "proveerle una obra social". En su defensa, más de veinte años después ella -junto a otros- sería redactora de la Ley 24.820 que da jerarquía constitucional al Tratado de Desaparición de las Personas. Tres años antes de ese suceso y por orden de Raúl Alfonsín, mentor y amigo de su padre, ella estaría al frente de la Convencional Constituyente que reforma la constitución nacional y facilita la posibilidad de reelección de Carlos Menen.
Elisa Carrió presidió la comisión que investigó el lavado de dinero, usó ese cargo para conseguir prensa, pero no logró ningún resultado. Presentó a la justicia documentos que involucraban a políticos y funcionarios, que luego se demostraron falsos.
"Lilita" vive inventando denuncias efectivas en lo mediático. "Me van a tratar de aniquilar, hasta los informes de inteligencia dicen que voy a ser boleta", señaló a CVN, pero nunca le pasó nada. Denunció que le "pinchaban" los teléfonos (por lo que su protegida Servini de Cubría allanó la SIDE), y resultó ser otra fantasía.


 
Publicar un comentario