jueves, 3 de marzo de 2016

Lloramos por ti, Argentina

Adriana Guzmán * - http://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=5136

La canción “No llores por mí, Argentina”, compuesta por Nacha Guevara en 1976, representa un discurso comprometido de Eva Duarte con el pueblo argentino, realizado en el balcón de la Casa Rosada. Hoy con Macri en la misma Casa Rosada, dan ganas de “llorar por ti, Argentina”.

Macri asumió la presidencia creyendo que es un monarca, no necesita al Congreso elegido por el pueblo y gobierna a través de los llamados Decretos de Necesidad y Urgencia con los que termina con la democracia en el vecino país. En poco más de un mes ha eliminado las conquistas sociales ganadas con lucha y sangre: designó por decreto a dos jueces de la Corte Suprema de Justicia, para manejar este poder a su antojo; eliminó el impuesto a las exportaciones para beneficiar a los empresarios –que ahora son sus ministros– y a las transnacionales que ahora gobiernan; ejecutó el impuesto a las “ganancias” sobre los ingresos del pueblo trabajador; liberó el dólar que estaba controlado por el gobierno de Cristina Fernández para evitar el lavado de dinero y mantener el valor del peso argentino, lo que significa que devaluó el peso en un 40% mientras los precios de la canasta familiar se disparan; hay miles y miles de despidos de trabajadoras y trabajadores cada día; las protestas sociales son intervenidas brutalmente porque, como dice la Ministra de Seguridad, “no se permitirá el caos” y se hará un protocolo para “ordenar” la protesta callejera y el corte de rutas. Igualmente, Mauricio Macri ha intervenido las autoridades de comunicación violando toda libertad de prensa y expresión.

Aquellas medidas representan el retorno de un neoliberalismo feroz en Argentina, y ponen a prueba un “modelo” de vuelta neoliberal en la región para acabar con los procesos de cambio y transformación hechos por los pueblos. El sistema patriarcal que es capitalista neoliberal, colonialista y transnacional, no va retornar “progresivamente” con medidas blandas que eviten la protesta social, vuelve con brutalidad para generar miedo y desmovilización.

Lo que pasa en Argentina, Venezuela, las crisis de desestabilización en Ecuador y la campaña de la derecha por el No a la repostulación del compañero Evo Morales en Bolivia, son parte de una estrategia regional del sistema para retomar el control de la región “desobediente” y empobrecer al pueblo. Esto, en un sistema patriarcal y una cultura machista, nos afecta principalmente a las mujeres que tendremos que ver cómo criamos a las wawas, con qué llenamos la olla, cómo les damos salud y educación, cómo pagamos el agua, el gas y la luz. El retorno del neoliberalismo jode a todos, pero principalmente nos jode a las mujeres.

Macri es el rey chiquito de un experimento del sistema, pero no podemos olvidar que fue elegido con el voto del pueblo argentino. Somos los pueblos quienes construimos la historia y tenemos que asumir nuestra responsabilidad política en defender los procesos que tanto nos han costado, que han tenido errores –por supuesto– pero que claramente han marcado otra forma de vida en nuestros territorios.

No lloramos por ti, Argentina, aunque dan ganas. Desde la rabia y la indignación, estamos construyendo una resistencia regional a los gobiernos neoliberales, un movimiento de defensa y profundización de los procesos de cambio, un movimiento de Feminismo Comunitario para defender y profundizar las revoluciones en Abya Yala ¡Un movimiento para Vivir Bien!
 
* Feminista comunitaria.
Publicar un comentario