martes, 16 de agosto de 2011

La riqueza privada insolidaria


Por Concha Mateos | Desde Madrid –

Que los chicos en Londres o Brimingham asalten en masa tiendas de electrodomésticos es para el primer ministro británico una evidencia de que una parte del país está enferma. Que Bankia en España proyecte pagar a sus ejecutivos de cabeza un sueldo 400 veces más alto que el de las personas que limpian Bankia no ha sido considerado una patología por ningún político distinguido.

Masas de rabia, peligro para todos. Masas de fortuna, nada que decir. Son dos caras de la misma enfermedad económico-social. Un mismo tumor. Depende de quién lo mire, es maligno o no. 

Los tres ejecutivos de cabeza de Bankia cobrarán 10.1 millones de euros al año, además de sus sueldos como consejeros (entre 40.000 y 190.000 euros), más bonificaciones no precisadas, más otras partidas por pertenecer a comisiones y algún otro ingreso por derechos pasivos en forma de planes de pensiones…. Así consta en el folleto informativo que se presentó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores antes de la salida a bolsa Bankia. Los datos fueron hechos públicos por varios medios informativos y han permitido que por primera vez se conozcan con precisión –no total- los sueldos de estos cargos. Pueden consultarse en ediciones de El País del 29 de junio de 2011, El Mundo del 3 de junio y en el portal informacion.es en una nota del 30 de junio de 2011. 

Cada uno de ellos (todos hombres), cada mes, recibirá más de cuatrocientas veces el salario mínimo interprofesional (641 euros / mes) o el salario de una limpiadora de sus oficinas. Unos cobran un sueldo común y otros cuatrocientos sueldos como ése. Un ciudadano común deja dos euros de propina tras una comida en un restaurante y Rodrigo Rato, el presidente de Bankia, si dejara la cantidad equivalente en su escala salarial, le pagaría al camarero la hipoteca de su piso ese mes. 

Pero, ante este caso, no hay ningún David Cameron –ni el propio David Cameron- que denuncie que esta sociedad está enferma. Como si no fuera patológico tal desigualdad. Y, sobre todo, como si no fuera patológico, que una vez que esa desigualdad se publica en los periódicos, la vida pública cotidiana siga funcionando como si nada. 

El asunto queda así: un día la limpiadora y Rodrigo Rato cobran sus correspondientes cantidades de un mes. Si gastan igual, al final del mes la limpiadora no tiene un duro y a Rodrigo Rato le queda aún bastante dinero por gastar. Si no les pagamos nada más hasta que se igualen, entonces, habrá que esperar 33 años para que a Rodrigo Rato se le acabe el dinero que cobró el mismo día que la limpiadora, suponiendo que lo gasta al mismo ritmo que la limpiadora.

Sí, 33 años después, los dos estarán igualados, pero claro, la limpiadora para entonces, si le obligamos a vivir de su sueldo, estará más que muerta. 

Es patológico que a nadie le haya parecido patológico, suficientemente patológico, como para poner en marcha un tratamiento de curación.

La enfermedad de esta sociedad es la fantasía del crecimiento económico ilimitado, como la ha descrito Toni Judt, la veneración de la riqueza y la inmunodeficiencia adquirida frente a los valores sociales de solidaridad vital en un planeta necesariamente compartido. Este concepto fue desarrollado por Judt (fallecido el 6 de agosto del año pasado) en 2010 en el libro Algo va mal, en el cual pone de relieve la ceguera economista que ha carcomido los valores sociales en la política de los países capitalistas en los últimos 30 años.

Tres décadas cultivando ese virus en el sistema económico terminan produciendo estos sarpullidos. 

A veces, la concentración de la riqueza es tal que los ricos tratan de esconderla. Ocultarla en marcos legales opacos que impidan que se vea lo grande que es. Se llaman‘paraísos fiscales’. Lugares donde la riqueza puede dormir tranquila, sin necesidad de ser solidaria; lugares donde la riqueza no está obligada a pagar impuestos, es decir, a tributar solidariamente para contribuir a que la vida colectiva se desarrolle en mejores condiciones para todos. 

La lucha contra la plaga del dinero insolidario es uno de los ejes de trabajo del movimiento 15M, planteado no sólo en España, sino a escala global. 

Paraíso fiscal es el nombre puesto al asunto desde la óptica de quien se beneficia de él. Se le podría llamar también ‘Cuevas de la avaricia’, ‘Mataderos de la solidaridad’, ‘Escondrijos de la vergüenza’, ‘Tapaderas del egoísmo’.

Esa forma de fraude fiscal mediante ocultación en escondrijos supone en España 20.000 millones de euros al año. Esos 20.000 millones de euros se esconden utilizando cuentas bancarias ocultas en el extranjero. También hay otras formas de paraísos fiscales que no precisan huir al extranjero: las SICAV, Sociedades de Inversión de Capital Variable, donde las grandes fortunas tributan porcentajes ridículos de una forma consentida por la ley.

Un 15 por ciento de la riqueza privada mundial se esconde en esas cuevas de riqueza que se niegan a ser solidarias. Por ello, el Grupo de Economía del Movimiento 15M ha decidido realizar movilizaciones concretas para reclamar de los gobiernos una acción que permita recuperar los ingentes ingresos tributarios evadidos que se han ocultado en los llamados paraísos fiscales. Queremos saber, será el lema de la campaña. 

Habrá acciones nacionales y también una convocatoria internacional. 

El G-20 se reunirá en Cannes los días 3 y 4 de noviembre. El Movimiento15M desde España hace un llamamiento a una concentración internacional el 3 de noviembre ante la sede de la OCDE en París y de las agencias tributarias de todos los países coincidiendo con esa reunión del G-20, para que adopten dos decisiones: Por un lado promover el intercambio automático de información bancaria entre los todos los gobiernos del mundo. Y, por el otro, promover que todos los gobiernos del mundo obtengan anualmente de sus bancos la identidad de los clientes que tienen cuentas abiertas en sus filiales y sucursales establecidas en el extranjero y particularmente en Suiza, Luxemburgo, Mónaco, Liechtenstein, Andorra, Gibraltar, Antillas Holandesas, Jersey, Guernsey, Isla de Man, Bahamas, Islas Vírgenes Británicas, Islas Cayman, Panamá, Singapur y Hong Kong.

Recortar derechos (servicios, protección, garantías) no es la respuesta cuando a los gobiernos no les salen las cuentas. La ecuación se compone de ingresos y gastos. El gasto público es insuficiente y lo seguirá siendo mientras permanezcan las condiciones de vida indigna para una parte de la población. El fraude fiscal es el que descuadra las cuentas públicas recortando ingresos. Y la trampa cruza fronteras. El daño es global. Las razones son globales. La respuesta, también. 

A continuación se reproduce la nota informativa del Grupo de Economía del Movimiento 15M en Madrid donde se informa sobre las convocatorias acordadas hasta el momento. 

Contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales.

”Queremos Saber”

La política fiscal configurada por el Pacto del Euro considera los recortes del gasto público, de las prestaciones sociales y la liquidación de los activos públicos como las únicas acciones posibles para la reducción del déficit y sentar las bases para la recuperación del crecimiento.

La omisión de iniciativas orientadas a recuperar los 80.000 millones de euros defraudados anualmente al Erario Público, 20.000 millones de ellos utilizando cuentas bancarias ocultas en el extranjero, resta credibilidad a esa política. Los paraísos fiscales son los escondrijos de un 15 % de la riqueza privada mundial, sin que sus propietarios paguen ni un sólo céntimo a la hacienda pública de sus respectivos países.

Una política justa y equilibrada contra la crisis requiere acciones urgentes para recuperar los ingresos públicos que los sectores que tienen posibilidad de defraudar a la Hacienda Pública han dejado de aportar al sostenimiento de los gastos públicos. La presencia de las grandes compañías españolas (las que cotizan en el Ibex 35) está ampliamente extendida en los territorios fiscalmente opacos, alcanzando al 60% del total.

El sector financiero, con una clara responsabilidad en la gestación de la crisis económica, resulta además protagonista destacado de la insolidaridad fiscal por sus conexiones con los paraísos fiscales y las cuentas secretas.

Es por ello que el Grupo de Economía del Movimiento 15 –M ha decidido realizar movilizaciones concretas para reclamar de los Gobiernos una acción que permita recuperar los ingentes ingresos tributarios evadidos que se han ocultado en los llamados paraísos fiscales.

Para explicar el contenido y alcance de las iniciativas y movilizaciones planificadas con ese objetivo, el MOVIMIENTO 15-M convoca un ACTO PUBLICO en el que se abordarán los siguientes aspectos principales.

Primero: Denunciar ante la opinión pública la conducta del HSBC, al comercializar cuentas secretas idóneas para la defraudación fiscal y el blanqueo de capitales. 

Segundo: Denunciar ante la opinión pública el papel de Suiza como defensor a ultranza del secreto bancario a costa del expolio de los recursos fiscales del resto de de los países. 

Tercero: Dar a conocer el contenido de las cartas dirigidas por el Movimiento 15-M al HSBC y a Suiza para que hagan entrega a la AEAT de las cuentas que los contribuyentes españolxs tienen en Suiza en ese banco advirtiéndoles que de no hacerlo así el Movimiento demandará que se prohíba al HSBC operar en España y que Suiza sea expulsada de los organismos internacionales e incluida en la lista negra de los paraísos fiscales.

Cuarto: Realizar un llamamiento a una concentración internacional el día 3 de noviembre ante la sede de la OCDE en París y de las Agencias Tributarias de todos los países coincidiendo con la reunión del G-20 en Cannes los días 3 y 4 de noviembre para exigir al G-20 que haga efectiva la declaración de Londres del 3 de abril de 2009: “....acordamos desarrollar acciones contra las jurisdicciones no cooperativas incluyendo los paraísos fiscales. Estamos listos para aplicar sanciones en orden a proteger nuestras finanzas públicas y sistemas financieros. La era del secreto bancario ha terminado.....”

Y para que adopten dos decisiones: Promover el intercambio automático de información bancaria entre los todos los gobiernos del mundo ; y promover que todos los gobiernos del mundo obtengan anualmente de sus bancos la identidad de los clientes que tienen cuentas abiertas en sus filiales y sucursales establecidas en el extranjero y particularmente en Suiza, Luxemburgo, Mónaco, Liechtenstein, Andorra, Gibraltar, Antillas Holandesas, Jersey, Guernsey, Isla de Man, Bahamas, Islas Vírgenes Británicas, Islas Cayman, Panamá, Singapur y Hong Kong.

Quinto: Demandar del Presidente del Gobierno que promueva estas dos medidas en la reunión del G-20 en Cannes los próximos días 3 y 4 de noviembre.

Sexto. Escuchar a las personas, organizaciones sociales e Instituciones que se hallan involucradas en la lucha contra los paraísos fiscales. 

Séptimo. Trasladar a la AEAT la felicitación del Movimiento 15 M por su iniciativa de perseguir, incluso criminalmente, a los responsables de los delitos e incumplimientos tributarios derivados de la ocultación de capitales en las cuentas suizas del HSBC.


 
Publicar un comentario