martes, 3 de mayo de 2016

Golpes Blandos: cuando los medios actúan como fábricas de demoler verdades y construir hechos que no existieron




Millones de personas no tienen la menor idea que al prender la TV, leer un diario o escuchar la radio, los mensajes que reciben forman parte de estrategias de comunicación: no son neutros, no son independientes ni objetivos.
Un medio de comunicación es una empresa, y en ella las noticias y el "show mediático" son mercancías, cuyo funcionamiento es similar al de otros tipos de productos. La diferencia más importante, y que gravita en la vida de todos nosotros, es que ésta "mercancía" va directamente al cerebro.
Hay sociólogos, analistas de programas, consultoras, medidores de reacciones de la gente, ideólogos y equipos comunicacionales que desarrollan estrategias de manipulación informativa. Y entre ellas la más importante en la "Sociedad del Vértigo" y la "Cultura del Apuro", es la técnica del "Primer Impacto".
Ejemplo: si muestro que se raja el Obelisco, o se cae y sin investigar que sucedió, pongo de título: " EL OBELISCO EN PELIGRO DE CAER, EL GOBIERNO K HABRÍA HECHO LAS ÚLTIMAS OBRAS DE SUPUESTAS MEJORAS". Y ése concepto/ mentira, lo repito en cadena nacional por los medios concentrados, en el caso de Argentina, Canal 13/ TN / Tv Pública/ América y Canal 26, más sus respectivos portales y tapas de diarios, en pocas horas millones de personas comienzan a decir que " el Obelisco se va a caer por culpa de Los K". Es sólo un ejemplo exagerado.
Pero: ¿No comenzó así el repiqueteo de mentir sobre el dólar a futuro?  ¿No comenzó así los miles de pesos que cobraba el ex ministro de Economía, Axel Kicillof? ¿No comenzó así cuando se señala que el país fue recibido en ruinas? Ahora, pasados meses, se supo que todo ello era mentira. Pero queda la ley del "Primer Impacto".
Por ello, se hace cada vez más necesario y estratégico construir nuestros propios medios de comunicación, realizar una capacitación masiva de la gente, una especie de "Frente de Comunicación Ciudadana", que comience a explicar las técnicas de la mentira y desarrollar la información que construye nuevos sentidos.
No es fácil la tarea. Tampoco imposible.
(*) Periodista. Capacitador. Editor de La Nave de la Comunicación. Investigador en manipulación informativa e impulso y capacitador en medios propios.
Publicar un comentario